"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"

“El ser humano es un ser de relaciones sociales y culturales. Nadie se enferma por fuera de estas relaciones sociales y culturales, y por lo tanto, la enfermedad es una realidad social y cultural; desde que es humana”.

Una mirada epistemológica e interdisciplinaria. Esta mirada caracteriza al Doctor Emilio Quevedo, con la que impregna cada enseñanza, cada texto, cada proyecto científico que lidera en Colombia. Actualmente es uno de los historiadores médicos más reconocidos a nivel nacional. En entrevista exclusiva para el proyecto “Los pueblos cuentan… narrativas indígenas en pandemia”, nos comparte algunos de sus puntos de vista, en estos tiempos de emergencia sanitaria en la que estamos inmersos.

Dr. Emilio Quevedo

Una risa jovial y curiosa acompaña al doctor Emilio Quevedo, como buen investigador que se ha impregnado y, ha hecho vivencial gran parte de sus propias investigaciones; es médico pediatra, y tiene un doctorado en estudios sociales de las ciencias, además de ser creador del Centro de Historia de la Medicina en la Universidad Nacional de Colombia.

Es profesor titular de carrera de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud y, director del Grupo de Estudios Sociales de las Ciencias, las Tecnologías y las Profesiones (GESCTP) de la Universidad del Rosario.  Escritor e investigador.

 

Con visión amplia e integradora tanto de los conceptos básicos relacionados con la salud, nos explica algunos términos que usamos muy comúnmente en estos momentos, y pocas veces indagamos de dónde vienen y cómo se fueron instalando en nuestro tejido social y cultural; por ello empezamos preguntándole:

El Dr. Emilio Quevedo nos deja una recopilación de cuatro tomos de Historia de la Medicina en Colombia; son un compilado de investigación rigurosa con datos y fotografías de textos históricos que resguardan una gran parte de testimonios; relatan, entretejen y vienen construyendo los conceptos sobre los cuales se sostienen las decisiones individuales de cada médico formado en Colombia, así como las leyes y la toma de decisiones de gobierno en el transcurso del tiempo.

 

Estudiar la historia nos permite ubicarnos como especie, considerar las interacciones como procesos naturales espontáneos y necesarios en la evolución. Si se tuviera en cuenta la historia de la salud, sería más fácil que los líderes gubernamentales apoyaran y dieran más oportunidad a la ciencia. Pensarla como inversión a largo plazo no solo monetaria sino como derecho de cada ser vivo que habita este planeta Tierra.

 

Retomar la historia nos permite reconocer que los intercambios microbianos son parte del proceso natural; algunos de ellos cíclicos dentro de las sociedades, que están cada vez más interrelacionadas y unificadas, en camino de una globalización sin precedentes.

“Las epidemias se acaban cuando se mueren los susceptibles y quedan los que han hecho defensa; entonces el microorganismo no se puede volver a reproducir, sea virus, hongo, bacteria, lo que sea, entonces las epidemias se acaban es por eso.

 

Pero, las epidemias y las pandemias son mucho más que el ataque de un micro-organismo. En efecto, son procesos de carácter biológico, pero también de carácter social, cultural, económico y político pues, además de que estos elementos conforman una maraña de carácter causal en sí mismos, así mismo inciden en todos los aspectos de la vida social de las comunidades que las sufren”.

Dr. Emilio Quevedo

Los pueblos cuentan I copyright © Todos los derechos reservados

"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"
"Los virus no se mueren. Los virus están muertos"