Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia

En medio de los campos colombianos, donde la tecnología sigue siendo escasa, allí, entre los sonidos del viento y de los pájaros, las ondas electromagnéticas transportan voces, música y noticias que llegan a los radioescuchas. Las audiencias esperan la compañía y la conexión con el mundo desde un “ estamos al aire” .

 

¡Es la radio comunitaria!, uno de los medios de comunicación más usado por los pueblos indígenas en tiempos de emergencia sanitaria. La radio acompaña a la gente en las labores agrícolas y es la que más influye en el territorio, tal como lo afirma la periodista Diana Jembuel, en entrevista exclusiva para Los pueblos cuentan.

Hay 626  las  emisoras que prestan el servicio de Radiodifusión Sonora Comercial, Comunitario o de Interés Público en Colombia (MinTIC, 8 de noviembre del 2018). Actualmente, desde el Ministerio, se sigue propiciando la creación de emisoras comunitarias; además, se dan apoyos e incentivos a la formación de comunicadores a través de becas y se asignan fondos para la capacitación por parte de organismos nacionales e internacionales. En este 2021,  MinTIC abrió la convocatoria para aquellas organizaciones que quieran recibir la licencia de funcionamiento para nuevas emisoras comunitarias con enfoque étnico diferencial. También se abrió la inscripción de nuevas emisoras comunitarias —llevaban inscritas en el mes de mayo 116 agrupaciones interesadas—.

Desde principios de los años 60, con el cinema novo-Brasil, empezaron a participar indígenas como actores activos dentro de las producciones; y aparecieron directores de cine, como el boliviano Jorge Santinés, quienes generaron propuestas narrativas con un enfoque multiétnico, como se cuenta en el capítulo 1: la conquista de la propia mirada, documental realizado por la UNED, Universidad Nacional de Educación a Distancia de España.

De este modo, fueron surgiendo movimientos sociales fuertes, gracias a los cuales la voz de las comunidades empezó a unificarse y a subir el volumen para ser escuchada desde sus territorios.

En el año 1985, nace la Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas en México (CLACPI). Para el año 2000, en Colombia, se realiza un encuentro internacional de radios indígenas en Boyacá, donde comienza a plantearse una ley de comunicaciones indígenas y se crea la Comisión Nacional de Comunicación de los Pueblos Indígenas (CONCIP) .

 

Los pueblos indígenas, en esta pandemia, escriben su propia historia, dejando atrás las narraciones realizadas por el llamado hombre blanco occidental —como es descrito por los indígenas—. Un hombre blanco que por mucho tiempo silenció y usurpó la voz de los indígenas, desde una interpretación errada, ajena y etnocéntrica que no respetaba ni comprendía el caminar histórico de las poblaciones indígenas.

 

Esta vez, las páginas de la historia contendrán tejido vivo, construido con hebras de colectividad, color, símbolos, espiritualidad, ancestralidad y ciencia.

Los pueblos cuentan I copyright © Todos los derechos reservados

Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia
Ejercen su derecho a contar a su manera
Las comunidades originarias escriben su propia historia